Una oportunidad para reinventarse Imprimir
Lunes 01 de Junio de 2020

imagen

La pandemia del covid-19 terminó por dar el golpe final que la crisis social de octubre de 2019 había lanzado con gran certeza sobre la Pyme, cambiando radicalmente la forma de hacer empresa. Las transformaciones que se debieron improvisar en ese momento, la actual crisis sanitaria exigió profundizarlas y hacerlas parte de esta nueva realidad en forma permanente. Este tremendo desafío le exigió al empresario Pyme innovar a la fuerza con el objetivo de subsistir y hoy lo urge a buscar oportunidades para reinventarse.

Si bien el concepto no es nuevo, en el análisis internacional se ha reposicionado el término “glocalización”, el que apunta a que la globalización se adapte a la realidad local. Pensar global, pero actuar local es el foco. Ejemplos hay muchos, pero quizás el más simple es McDonald’s: ofrece en todo el mundo el mismo Big Mac, a la vez que introduce algún clásico local (por ejemplo, el Mc Churrasco en Chile, hace algunos años).

La pandemia ha afectado brutalmente las cadenas de abastecimiento a nivel mundial, por lo que productos de uso recurrente y cuyas zonas productivas fueron desplazadas hacia otros países tienen hoy una oportunidad de resurgir en su localidad. Los ciudadanos necesitan vestirse (fábricas textiles casi extintas en nuestro país a merced de artículos chinos), cuidarse (empresas relacionadas a mascarillas, guantes, alcohol gel, limpieza, sanitización de ambientes), comer sano (cocina y colaciones saludables, delivery), cocinar (ollas, sartenes, utensilios), en qué comer (vajilla, vasos, cubiertos, manteles), intercambiar bienes físicos y la lista sigue. Solo basta pensar en todos los productos que no hemos podido comprar en el supermercado o grandes tiendas debido a que no han podido importarse desde el extranjero. Su Pyme podría abastecer esta demanda local que hoy ha quedado tan desatendida, ante la imposibilidad de garantizar un servicio global.

Lo anterior también se aplica al financiamiento. Al analizar las alternativas que hoy tiene un emprendedor y un empresario Pyme para contar con liquidez inmediata, la invitación es a pensar local para intentar asegurar que esta se mantenga sin mayores alteraciones en el tiempo. En este contexto, el covid-19 dejó en evidencia la complicidad que existe entre las entidades financieras no bancarias -a través de productos como el factoring- y las Pymes. Ambas confluyen naturalmente y, en países desarrollados, el factoring es una de las principales herramientas para garantizar a la Pyme ingresos sobre la base de su producción sin créditos ni deudas, con rapidez y gran flexibilidad.

Como en cualquier camino recorrido en la vida, la historia del factoring en Chile ha tenido altos y bajos. Nuestra labor como asociación gremial es señalar con fuerza a aquellos actores que trabajan sobre la base de reglas claras y transparentes; que apoyan a las Pymes con y sin dificultades, ayudándolas a formalizarse, a ordenar sus flujos de caja, sus balances, a crecer; a acompañarlas en los buenos y malos tiempos. La invitación es a buscar oportunidades para salir de esta crisis fortalecidos, pues las hay.

Por Pilar Velasco C,Gerente general de EFA

Pyme Columnas