La transformación tecnológica, una exigencia para esta “nueva normalidad” Imprimir
Domingo 03 de Mayo de 2020

imagen

Durante años hemos estado escuchando acerca de la necesidad de que las empresas se puedan subir al carro de la tecnología, esto como una manera de incorporar herramientas modernas de gestión que les facilite la labor en las distintas áreas de la empresa, permitiéndoles tomar mejores decisiones estratégicas, como también el agilizar y controlar eficientemente las ventas, las finanzas, y el recurso humano, por nombrar los ámbitos más importantes.

Todo este proceso de adopción tecnológica lo tienen asumido las empresas medianas y grandes como parte de su cultura organizacional, ya está en su ADN, y les resulta imposible su gestión sin ella.

Lamentablemente no es la realidad de las empresas más pequeñas. La situación que le ha tocado vivir a nuestro país desde octubre de 2019 a la fecha, dejó sin duda en evidencia la falta de preparación en muchas de ellas, considerando por ejemplo que:

1. Difícilmente una pequeña o microempresa haya previsto o contado con un plan de contingencia.

2. La administración de estas empresas considera la presencia física de su personal con procesos de gestión muy tradicionales.

3. El cambio al teletrabajo fue una experiencia abrupta en lo tecnológico y más aún si consideramos que esta modalidad es un proceso de adaptación no sólo en lo tecnológico sino también en lo cultural.

4. Junto con lo anterior, la pandemia también puso en evidencia la necesidad de que estas empresas debieran contar con procesos documentados y sistemas de gestión remotos integrados.

5. En su momento nunca consideraron desarrollar un canal de venta virtual (ecommerce) por lo que no pudieron estar preparados y reaccionar a tiempo. De haberlo tenido quizás hubieran podido mitigar las pérdidas en sus ventas.

En resumen, una crisis grave y decisiva poniendo en peligro la continuidad de muchas Pymes debiendo, las que han podido sobrevivir, reaccionar con la mayor celeridad para definir escenarios económicos de contingencia, ajustar presupuestos, analizar flujos de caja, identificar a su personal clave y proveer de equipamiento tecnológico a cada uno de ellos para que puedan operar desde sus hogares.

Sin duda que saliendo de esta situación vamos a estar más fortalecidos, las decisiones que tomen hoy las empresas serán de gran relevancia estratégica y les permitirán asumir de mejor manera un futuro cada vez más demandante en tiempos de respuesta y calidad de sus productos y servicios. La lección aprendida las Pymes las deben asimilar y aplicar a la brevedad, partiendo por diagnosticarse y generar un plan de mejoramiento tecnológico incorporando herramientas de gestión que les permita potenciarse y poder así enfrentar de mejor manera las nuevas exigencias y demandas del mercado que estará muy ansioso por volver a la “nueva normalidad”.

Roberto Aravena, Gerente Distribución de Softland

Pyme Columnas